fbpx

Puede que el ambiente empiece a tener sabor a libertad en el Reino Unido – pero para los que están en un púlpito más bien se está volviendo rancio. La reciente oleada de detenciones de líderes cristianos llamó la atención este mes cuando la policía de Uxbridge esposó, arrestó y detuvo a la fuerza a un abuelo de 71 años. La razón era muy grave: Podría haber ofendido a alguien.

Sherwood es pastor en el norte de Londres desde hace 35 años. Como parte de su vocación cristiana, predica en la calle. Expresar las enseñanzas de las Escrituras es un componente central de su fe e identidad. Como podrá ver, las autoridades locales llegaron al fondo del barril en cuanto a lo que son capaces de censurar: el aparente uso de «palabras abusivas» que pueden ser tomadas como «acoso, bullicio o angustia» según la infame Ley de Orden Público. Muy Desconcertado, Sherwood niega rotundamente haber tenido alguna mala intención. «Sólo repetía lo que dice la Biblia: no quería herir a nadie ni causar ofensa». Había predicado sobre Génesis 1:26. Hombre y mujer los creó. En esta frase se basa la creencia de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, una opinión que sostiene aproximadamente uno de cada cinco británicos. El anciano fue interrogado por la policía sobre lo que haría si sus hijos fueran homosexuales.

Escribe Lois McLatchie en The Critic. Lea el resto del artículo aquí.

Imágenes libres de derechos para usar en relación con esta noticia.

¿Le gustaría apoyarnos? Descubra cómo hacerlo aquí.

ADF International

Buzón postal 5, 1037 Viena
Austria