fbpx

Resumen

  • Rodrigo Iván Cortés, ex diputado mexicano y líder de la sociedad civil, condenado por “violencia política” debido a unas publicaciones que subió a redes sociales sobre cuestiones de género, agota el último recurso disponible en México.
  • El tribunal ordena medidas de reparación, entre ellas que Cortés publique una disculpa diaria en las redes sociales y sea inscrito en un registro nacional de sancionados por violencia política de género.
[social_buttons facebook=”true” twitter=”true” linkedin=”true”]

CIUDAD DE MÉXICO (10 de agosto de 2022) – El líder de la sociedad civil y ex diputado mexicano, Rodrigo Iván Cortés, ha sido condenado por “violencia política de género”, incluida la violencia digital, por publicaciones que realizó en Twitter y Facebook en las que se refería a Luévano, congresista de identidad transgénero, como un “hombre que se auto adscribe mujer”.

El miércoles 9 de agosto, el máximo tribunal en materia electoral de México, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, confirmó la sentencia de primera instancia condenando a Cortés por (i) violencia política de género, (ii) violencia digital, (iii) violencia simbólica, (iv) violencia psicológica, y (v) violencia sexual, por sus expresiones en redes sociales.

La Sala Superior le impuso una multa de $19,244.00 MXN, además de ordenarle publicar diariamente en Twitter y Facebook, durante 30 días, la resolución judicial y una disculpa redactada por el tribunal. Cortés también deberá tomar un curso sobre “violencia política de género” e inscribirse en el Registro Nacional de Personas Sancionadas en Materia Política contra las Mujeres en Razón de Género.

“La discrepancia no es discriminación, y la disidencia pacífica nunca debe ser penalizada como violencia.

Es profundamente preocupante que Cortés, que está ejerciendo su derecho a compartir pacíficamente su punto de vista sobre un debate importante y de actualidad, haya sido condenado como autor de un delito de violencia política cuando, de hecho, son sus opositores quienes están perpetuando el malestar dentro de las instituciones políticas de México”, declaró Kristina Hjelkrem, asesora jurídica de ADF International, que está prestando apoyo jurídico a la defensa de Cortés.

El caso de Cortés es similar al del diputado mexicano Gabriel Quadri, que fue acusado y condenado por “violencia política de género” por publicaciones en Twitter, a raíz de una denuncia presentada también por Salma Luévano.

Quadri reclama justicia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y está a la espera de que se decida allí sobre su admisibilidad.

Retraso en la justicia

Cortés, director del Frente Nacional por la Familia (FNF), fue condenado en primera instancia por un tribunal por utilizar referencias masculinas en Twitter y Facebook en relación con Luévano. En apelación, la sala superior ha confirmado la condena.

La sentencia del tribunal superior se esperaba inicialmente para hace dos meses, pero se retrasó debido a las peticiones de recusación judicial interpuestas por Cortés, tras las publicitadas reuniones a puerta cerrada entre el juez y Luévano, que demostraban parcialidad hacia el legislador transexual.

En respuesta a su condena, Cortés declaró “Esta sentencia es gravemente decepcionante: la supresión de la libertad de expresión apunta a la demolición de la democracia en México. Me comprometo a buscar justicia y a garantizar mi derecho y el de todos los ciudadanos mexicanos a la libertad de expresión.

Ninguna ley debe utilizarse para silenciar o castigar a las personas por compartir sus convicciones, especialmente en temas de gran importancia. Expresar pacíficamente la verdad de la realidad biológica nunca puede ser un delito”.

Una serie de 9 publicaciones en redes sociales acaba en condena por violencia política

Para conocer todos los detalles del caso de Cortés, visite AQUÍ.

A partir de septiembre de 2022, la FNF expresó en Twitter su preocupación por un proyecto de ley presentado por Luévano que violaba la libertad de expresión y la libertad religiosa. El proyecto de ley pretendía penalizar la enseñanza cristiana de la sexualidad como “discurso de odio”. El hecho de que Luévano presentara el proyecto de ley vistiendo los ornamentos de un obispo católico llamó poderosamente la atención.

Luévano presentó una denuncia contra Cortés, argumentando que 9 publicaciones en las redes sociales Twitter y Facebook vulneraban el derecho a ser reconocido como mujer y una “negación de identidad”. Cortés fue acusado de “violencia política de género”.

Luévano, junto con la diputada transexual María Clemente, ha adquirido notoriedad por fomentar disturbios en el Congreso de México, incluido un incidente en el que Clemente, apoyado por Luévano, forcejeó físicamente con el presidente de la cámara para obligarle a ceder el control de una reunión del Congreso en un intento de forzar la expulsión del diputado Gabriel Quadri. Clemente también provocó la indignación internacional al tuitear vídeos explícitos del propio “trabajo sexual” de Clemente, alegando su derecho a compartir libremente este tipo de contenidos en plataformas digitales.

Luévano y Clemente son miembros del partido MORENA, que ha promovido enmiendas constitucionales para consagrar los “derechos sexuales”, sin distinciones de edad, lo que incluiría a los menores; una propuesta que el FNF criticó en uno de los mensajes en las redes sociales.

“El verdadero propósito de esta condena es silenciarme para que no diga lo que todos los ciudadanos preocupados necesitan escuchar: que estas acciones y propuestas de ley están impulsando una agenda radical en México, que representa una amenaza muy grave para el bienestar de nuestra sociedad, especialmente de nuestros niños”, declaró Cortés.

Y añadió: “Sigo comprometido con la expresión pacífica de la verdad, la defensa de nuestras libertades fundamentales y la protección de nuestros hijos. Además, rechazo la violencia por todos los motivos. Basta ver los videos de los disturbios en nuestro Congreso para ver claramente que no soy yo ni mi organización los que estamos llevando el caos y el desorden a las instituciones políticas de México”.

“La libertad de expresión se encuentra amenazada en México en este momento, y ha llegado a un punto de crisis con tribunales que imponen severas sanciones de censura por la expresión pacífica de opiniones, como lo demuestra este caso. Por desgracia, el caso de Cortés dista mucho de ser un incidente aislado”, ha declarado Hjelkrem.

“Cada vez más, vemos cómo México viola el derecho fundamental y constitucional de sus ciudadanos a la libertad de expresión. Cortés se manifestó, pacíficamente, en apoyo de una verdad evidente, y por ello ha sido condenado porviolencia política de género y sometido a duras penas. La censura no es compatible con una sociedad libre”, añadió Hjelkrem.

La lucha por la libertad de expresión en México continúa

Con esta sentencia, Cortés ha agotado todas las opciones de recursos internos en México. Cortéstiene previsto llevar su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con el apoyo de ADF International.

¿Le gustaría apoyarnos? Descubra cómo hacerlo aquí.

ADF International

Buzón postal 5, 1037 Viena
Austria