fbpx

Resumen

  • Suspensión y un proceso de cuatro meses en contra de Julia Rynkiewicz a causa de su colaboración en un grupo provida
  • Tras la denuncia oficial, Rynkiewicz recibe ahora una oferta de conciliación de la universidad y la acepta
[social_buttons facebook=”true” twitter=”true” linkedin=”true”]

NOTTINGHAM (25 de noviembre de 2020) – ¿Están las universidades restringiendo la libertad de expresión de los estudiantes? La estudiante de obstetricia Julia Rynkiewicz lamentablemente tiene que responder afirmativamente a esta pregunta, ya que su caso es un triste ejemplo de cómo se trata a los estudiantes ” discrepantes”. Rynkiewicz fue presidente de Nottingham Students for Life, un grupo estudiantil provida al que el Sindicato de Estudiantes de la Universidad de Nottingham denegó la admisión a la universidad.

El motivo de la investigación contra Rynkiewicz fue, por un lado, el material informativo que se puso a disposición de los alumnos de primer año en un stand durante la Semana de Bienvenida y, por otro lado, su aparición pública en nombre del grupo provida. Como resultado, la joven estudiante fue suspendida y se iniciaron cuatro meses de procedimientos contra ella, durante los cuales se examinó su aptitud como obstetriz, un largo periodo de tiempo en el que tuvo que interrumpir todos sus estudios. Dado que fue absuelta de todos los cargos por el tribunal correspondiente, Rynkiewicz está convencida de que fue objeto de acusaciones injustificadas a causa de sus convicciones, y que también hubo graves errores en el proceso contra ella. Por esa razón, ella sabe que la universidad debe pedirle disculpas.

Después de ser declarada inocente, Rynkiewics presentó una queja oficial ante la universidad. Esto tuvo que pasar por tres instancias, pero ahora la universidad finalmente le presentó una oferta de compensación.

“La interrupción forzosa de mis estudios debido a las investigaciones infundadas contra mí fue muy difícil de soportar, tanto mental como emocionalmente. La oferta de la universidad demuestra que me han tratado injustamente. Aunque, por supuesto, ahora me alegro de poder seguir adelante, espero que ningún otro estudiante tenga que volver a pasar por las mismas experiencias. Lo que hicieron contra mi persona preocupa a muchos estudiantes, por lo que ya no se atreven a debatir abiertamente sobre diversos temas. Sin embargo, se supone que la universidad es el lugar donde exactamente eso sería posible”, dijo Rynkiewicz.

“Querido primer ministro”: la campaña confronta al primer ministro británico por los problemas de censura

Una encuesta a nivel nacional en el Reino Unido, publicada recientemente por ADF International (Reino Unido), reveló que el 44% de los estudiantes se autocensuran al hablar con los profesores, por miedo a ser tratados de forma diferente si defienden sus creencias. Además, más de un tercio de los estudiantes señala que cada vez es más frecuente que haya que cancelar eventos estudiantiles porque se critican las opiniones de un orador. ADF International (Reino Unido) ha enviado una carta al Primer Ministro del Reino Unido exigiendo que se tomen medidas rápidas para solucionar este problema. La carta pide al gobierno del Reino Unido que proteja la libertad académica y ponga fin a la práctica generalizada de la exclusión de las plataformas. Al firmar esta carta, puedes apoyar y enviar un mensaje a favor de la libertad de expresión.

“Es precisamente en las universidades donde los estudiantes deberían poder debatir libremente entre ellos y discutir nuevos puntos de vista, y especialmente aquellos con los que no están de acuerdo. Me complace que la oferta de la Universidad de Nottingham reconozca sus errores y apoye a Julia, que simplemente se mantuvo firme en su creencia de que cada vida es valiosa. Lamentablemente, el nuevo estudio encargado por ADF International (Reino Unido) demuestra que el trato dado a Julia no es un incidente aislado, sino un intento sistemático de silenciar ciertas voces. Uno de cada tres estudiantes teme que sus opiniones sobre determinados temas sean ” indiscutibles “. Necesitamos una nueva cultura de debate abierto e intercambio imparcial de opiniones en nuestras universidades. La actual censura en la universidad puede extenderse con demasiada facilidad a otros ámbitos y a toda nuestra sociedad”, dijo Ryan Christopher, responsable de ADF International (Reino Unido).

Las imágenes pueden utilizarse en la prensa o en línea, pero sólo en relación con el artículo correspondiente.

¿Le gustaría apoyarnos? Descubra cómo hacerlo aquí.

ADF International

Buzón postal 5, 1037 Viena
Austria