Citar la Biblia no es un delito

Päivi Räsänen, una diputada del Parlamento finlandés, tuvo que enfrentar varias investigaciones policiales y a un juicio. Su presunto delito: se atrevió a hacer un post en Twitter con un versículo bíblico y comentar públicamente acerca de sus creencias. La sentencia en su juicio penal se espera para marzo.

La ex ministra del Interior de Finlandia, Päivi Räsänen, se dirigió a los dirigentes de su iglesia a través de Twitter. En su tuit, planteó la pregunta de cómo se puede conciliar el patrocinio oficial anunciado por la Iglesia Luterana de Finlandia para el evento LGTB Pride 2019 con las enseñanzas de la Biblia. El post también incluía una foto con versículos bíblicos del libro de Romanos. Este simple tuit desencadenó una investigación policial, en la que Räsänen fue interrogada durante cmuchas horas. En abril de 2020, la fiscal general acusó a Räsänen de del delito de “agitación étnica”. La pena máxima por este delito es de hasta dos años de prisión. Si Räsänen es condenada, se enfrentaría a una fuerte multa. Su caso pone de manifiesto una evolución preocupante que se observa en toda Europa: el derecho fundamental innegable a la libertad de expresión se ve cada vez más restringido.

DÓNDE

Helsinki, Finlandia La Unión Europea

QUÉ

El derecho a la libertad de expresión

POR QUÉ

Cada persona debe poder expresar sus creencias sin temor a la censura o a las consecuencias penales.

QUIÉN

ADF International Viena ADF International Bruselas

Lo que está en juego

Se ha luchado mucho por la libertad de opinión y de expresión. Este derecho está protegido por los principales tratados de derechos humanos. Se trata de la piedra angular de cualquier sociedad libre y democrática. En este caso, no sólo está en juego la libertad de la Dra. Räsänen, sino la de cada individuo. Si, finalmente, el Estado decide lo que está permitido decir, pensar y creer, nos alejamos cada vez más de la democracia y la libertad.

Apoye nuestra misión

Únase a nosotros para defender a los cristianos oprimidos, la libertad de conciencia y la libertad de fe en todo el mundo. Su generoso apoyo financiero hace posible que ADF Internacional y sus aliados defiendan la libertad religiosa, la santidad de la vida, el matrimonio y la familia en todo el mundo. Ya sea 5, 25 o 100 dólares, cada donación hace una gran diferencia.

ADF Internacional es socio global de Alliance Defending Freedom. Mantenemos una gestión responsable y cumplimos con los requisitos exigidos como miembros del Consejo Evangélico de Responsabilidad Financiera (Evangelical Council for Financial Accountability, ECFA) desde 1995. Vea nuestra política de privacidad aquí.