fbpx

Resumen

  • Los grupos religiosos minoritarios son cada vez más perseguidos por las leyes de blasfemia argelinas
  • Senadores estadounidenses instan al Secretario de Estado Blinken a hacer frente al aumento de la persecución

WASHINGTON D.C. (14 de julio de 2021) – Cinco senadores estadounidenses, dos republicanos y tres demócratas han firmado esta semana una carta dirigida al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en la que expresan su preocupación e instan a tomar medidas en relación con el aumento de la persecución de las minorías religiosas en Argelia. Los protestantes y los musulmanes ahmadiyya han sido recientemente objeto de las leyes de blasfemia del país por participar en supuestas acciones religiosas ofensivas. El gobierno tampoco ha reabierto numerosas iglesias protestantes que han sido cerradas sistemáticamente desde 2018.

«Nadie debe ser discriminado por su fe. Las manifestaciones públicas de hostilidad hacia las minorías religiosas que estamos presenciando en Argelia son intentos deliberados de sofocar la difusión del cristianismo y representan un ataque a la libertad religiosa de todas las personas. Todo el mundo tiene derecho a elegir libremente su fe y a practicarla en público o en privado, sin miedo a la persecución. Instamos a Estados Unidos a que presione al gobierno argelino para que proteja esta libertad fundamental garantizada a todas las personas», declaró Kelsey Zorzi, directora de defensa de la libertad religiosa global de ADF International.

La discriminación religiosa persiste en toda Argelia
La campaña selectiva de cierre de iglesias en Argelia ha obligado a trece iglesias a cerrar sus puertas y amenaza con que otras cincuenta casas de culto hagan lo mismo. Entre las iglesias que han sido cerradas se encuentra la Iglesia del Evangelio Completo de Tizi-Ouzou, la mayor iglesia protestante de Argelia con más de 1.200 miembros. Ha permanecido cerrada desde 2019.
Los tribunales argelinos también han perseguido a miembros de la comunidad ahmadí por delitos relacionados con la expresión de su fe. En diciembre de 2020, decenas de ahmadíes fueron juzgados y condenados por presuntas ofensas al profeta Mahoma, por distribuir folletos y por practicar el culto sin estar registrados, a pesar de que a los ahmadíes se les niega el estatus religioso oficial.

En un reciente comunicado de prensa, Anurima Bhargava, presidente de la Comisión de Estados Unidos para la libertad religiosa internacional (USCIRF), afirmó que «las nuevas condenas y las duras sentencias contra los musulmanes ahmadíes en Argelia demuestran una persecución sistemática y continuada por motivos religiosos» y que «el gobierno de Estados Unidos debe instar al gobierno argelino a que actúe con rapidez para invertir esta preocupante tendencia».

Violación del derecho internacional y nacional
Argelia es signataria del Pacto internacional de derechos civiles y políticos. Este tratado internacional de derechos humanos garantiza el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión. La Constitución argelina también garantiza las libertades de conciencia, opinión y culto. Estas recientes acciones contra las minorías religiosas violan tanto el derecho internacional como el nacional.

Gobiernos extranjeros y la comunidad internacional siguen denunciando esta discriminación cometida por el gobierno argelino. A principios de este año, el USCIRF aconsejó en su Informe Anual 2020 que se recomendara a Argelia para la «Lista de vigilancia especial» del Departamento de Estado por participar o tolerar graves violaciones de la libertad religiosa.
La carta firmada por los senadores Marco Rubio (republicano de Florida), Tim Kaine (demócrata de Virginia), Thom Tillis (republicano de Carolina del Norte), Cory Booker (demócrata de Nueva Jersey) y Ben Cardin (demócrata de Maryland) envía un mensaje similar: que la comunidad internacional está observando. La carta pide al Secretario Blinken que plantee las preocupaciones sobre la libertad religiosa a los altos funcionarios argelinos.

En la carta los senadores escriben: «En diciembre de 2020, el Congreso aprobó por abrumadora mayoría una resolución de ambos partidos en la que se pedía la derogación de las leyes sobre blasfemia, herejía y apostasía en todo el mundo, demostrando una vez más el compromiso con la libertad religiosa internacional. Con ese espíritu reiteramos nuestra profunda preocupación por el trato que reciben los grupos religiosos minoritarios en Argelia y reconocemos que la libertad de practicar la propia fe libremente es uno de los valores más sagrados de nuestra nación y un derecho humano universal.»
Esfuerzos similares se están organizando simultáneamente en todo el mundo, incluso en el Parlamento del Reino Unido y en el Parlamento Europeo. Este esfuerzo global coordinado pretende enviar un mensaje claro de que la comunidad internacional no tolerará la discriminación de las minorías religiosas.

¿Le gustaría apoyarnos? Descubra cómo hacerlo aquí.

ADF International

Buzón postal 5, 1037 Viena
Austria