fbpx

Resumen

  • La Universidad Autónoma de Baja California ha iniciado un procedimiento contra el recién graduado, Christian Cortez Pérez, después de que algunas personas se sintieran ofendidas por su discurso de graduación.
  • El Consejo Universitario está estudiando una petición para retener su licencia profesional para ejercer la psicología, violando el derecho fundamental de Christian a la libertad de expresión.
[social_buttons facebook=”true” twitter=”true” linkedin=”true”]

Ensenada, México (9-sep-2022) – La Universidad Autónoma de Baja California (UABC) ha respondido a las quejas contra el recién graduado, Christian Cortez Pérez, con un procedimiento formal donde se dirimirá si procede o no retener su licencia profesional para ejercer la carrera de psicología. Un grupo de profesores ha pedido a la Universidad que silencie y sancione a Christian por su discurso de graduación.

Christian, el mejor de su clase en la Facultad de Medicina y Psicología de la Universidad, se ganó el derecho a pronunciar el discurso de graduación el 27 de junio de 2022. En su discurso, expresó sus profundas convicciones morales respecto a la situación del mundo actual en muchas cuestiones, como la importancia de la familia y la inviolabilidad de la vida.

“Ejercí mi derecho fundamental a la libertad de expresión para dirigirme a mis compañeros sobre lo que creo que son los problemas más acuciantes de nuestro tiempo. Ahora, me arriesgo a perder toda mi carrera profesional por haber expresado opiniones con las que algunos estudiantes y profesores no están de acuerdo. Las universidades públicas deben respetar los derechos de libertad de expresión de todos los estudiantes, y me comprometo a obtener justicia no sólo para mí, sino para todos los mexicanos interesados en preservar el derecho a expresarse libremente”, declaró Christian.

Montaje de la holgura

Christian tuvo que enfrentarse a fuertes protestas y abandonos por parte de algunos estudiantes y profesores, pero pudo pronunciar el discurso de graduación en su totalidad. Desde entonces, ha sido objeto de una campaña de silenciamiento y sanción iniciada por los profesores de la Universidad, lo que le ha ocasionado un grave daño a su reputación y la posible prohibición de ejercer en el campo de la psicología.

Los profesores emitieron un “manifiesto” en el que pedían a la Universidad que sancionara el llamado “discurso del odio” de Christian mediante: 1) retirar su mérito académico y su licencia profesional y 2) alertar a las asociaciones de psicólogos de todo México sobre sus acciones.

Las demandas del profesor, que pretenden prohibir el ejercicio profesional de Christian como psicólogo, fueron presentadas al Consejo Universitario. Christian fue informado el 4 de agosto de que la Universidad ha iniciado un procedimiento contra él, y ha presentado una contrademanda para proteger sus legítimos intereses. Se espera una sentencia de la Universidad en septiembre.

Violación de los derechos humanos fundamentales

Kristina Hjelkrem, asesora jurídica de ADF International para América Latina, que ha brindado su apoyo en el caso, señaló lo siguiente “Por ejercer sus derechos humanos básicos y expresar opiniones compartidas por muchos, Christian se enfrenta a un daño reputacional irreparable y a la prohibición de ejercer su profesión, amenazando todo por lo que ha trabajado y su brillante carrera universitaria. Si la campaña para sancionar a Christian tiene éxito, se evidencia que cualquiera que se atreva a hablar en público en México está en peligro. Se trata de una clara violación del derecho internacional de los derechos humanos, que recuerda a las dictaduras, no a las democracias”.

En su discurso, Christian llamó a rechazar la redefinición de la familia y la ideología de género radical, afirmando lo siguiente:

Hoy estamos inmersos en una verdadera lucha antropológica por redefinir al ser humano, a la persona humana, al hombre, a través de la implantación de ideologías y modas de pensamiento que siempre terminan por socavar la dignidad y la libertad.

Christian citó a G.K. Chesterton sobre la destrucción de la familia: “La gente no sabe lo que está haciendo, porque no sabe lo que está deshaciendo”. Además, señaló que “atacar la vida y la familia es autodestruirse, es un ataque a la propia civilización”, llamando a sus compañeros a vivir en solidaridad unos con otros: “hay que amar, nadie busca el bien del otro si no lo ama”.

“Lo que le ha ocurrido a Christian es una violación atroz de sus derechos humanos fundamentales. Los estudiantes no deben temer por su carrera cuando expresan sus opiniones en un entorno académico. Es inapropiado y peligroso que los profesores ejerzan un poder sancionador sobre sus alumnos, y nuestra esperanza es que la Universidad Autónoma de Baja California corrija este gran error y adopte una postura clara a favor de la libertad de expresión”, declaró el abogado de Christian, Carlos Ramírez, quien lleva la defensa del caso.

Litigios en Estados Unidos

Estudiantes y profesores de todo el mundo se ven hoy sometidos a campañas de censura, a menudo acompañadas de procesos judiciales, que amenazan con dañar gravemente su reputación y su carrera.

Los casos de censura académica van en aumento. El año pasado, el Tribunal Supremo de Estados Unidos falló por 8-1 a favor del estudiante universitario Chike Uzuegbunam, al que se le impidió compartir el Evangelio en el campus. Durante más de cuatro años, Chike estuvo involucrado en una demanda contra su alma mater, el Georgia Gwinnett College. Las autoridades de la universidad acordaron resolver el caso por medio de una conciliación, la cual otorgó a Chike una cantidad de más de 800.000,00 dólares. En junio de 2022 se cerró el acuerdo, dando a Chike la justicia que se merece.

Se espera que este otoño comience el litigio sobre el asunto del Dr. Alan Josephson, un distinguido profesor de la Universidad de Louisville, que fue efectivamente despedido después de hablar sobre la disforia de género. El Dr. Josephson fue jefe de la División de Psiquiatría y Psicología Infantil y Adolescente de la Universidad durante casi 15 años. Unas semanas después de hablar de temas relacionados con la “transición de género” en los niños en un panel de la universidad, fue degradado a la categoría de miembro junior de la facultad. Durante el año siguiente fue sometido a un ambiente hostil y a tareas denigrantes.

En febrero de 2019, la universidad le comunicó que no renovaría su contrato. Alliance Defending Freedom presentó una demanda en su nombre en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Occidental de Kentucky, impugnando las acciones de la Universidad como violaciones de la libertad de expresión del Dr. Josephson y otras libertades constitucionalmente protegidas.

En el condado de Loudon, Virginia, Alliance Defending Freedom presentó una demanda para defender los derechos de los profesores contra la política pública 8040, que obliga a los profesores a negar verdades sobre lo que significa ser hombre y mujer a los alumnos en el aula. Tanner Cross, profesor de educación física en la Escuela Primaria de Leesburg, perdió su empleo como consecuencia de expresar su opinión sobre la política pública en una reunión del consejo escolar. Con la ayuda de los abogados de la ADF, Tanner presentó una demanda contra el distrito escolar. El tribunal de primera instancia rápidamente reincorporó a Tanner para que pudiera seguir enseñando mientras su demanda seguía adelante. Después de que el Tribunal Supremo de Virginia confirmara la orden del tribunal de primera instancia, la Junta acordó en un acuerdo que la reincorporación fuera permanente. El litigio contra la política pública continúa.

¿Le gustaría apoyarnos? Descubra cómo hacerlo aquí.

ADF International

Buzón postal 5, 1037 Viena
Austria