fbpx

«Los militares sudaneses, dirigidos por el general Abdel Fattah al-Burhan, tomaron por la fuerza el gobierno de transición de Sudán y pusieron al primer ministro Abdalla Hamdok bajo arresto domiciliario. Tras casi dos años de importantes reformas en materia de derechos humanos y gobernanza democrática, el golpe puede desestabilizar el país. En particular, pone en grave riesgo los avances históricos que Sudán había realizado recientemente en materia de protección de la libertad religiosa y es un mal presagio para el resto de África», escribe Sean Nelson en Real Clear. Lea el artículo completo aquí.

¿Le gustaría apoyarnos? Descubra cómo hacerlo aquí.

ADF International

Buzón postal 5, 1037 Viena
Austria