fbpx

Acerca del libro

¿De qué sirve el derecho a la libertad de expresión si puede ser restringido en cualquier momento por leyes de ” discurso de odio” como las que se encuentran en toda Europa? ¿Y quién decide lo que todavía se puede decir? El británico Paul Coleman ha recopilado una impresionante y alarmante colección de leyes europeas sobre “incitación al odio”, y los más de 50 casos legales reales de toda Europa lo demuestran: Los límites de lo que se puede decir se han ido estrechando desde hace tiempo. En algunos lugares de Europa, quien habla libremente ya tiene un pie en el banco de los acusados. Y ahí se sientan juntos: el político que citó la Biblia, el periodista que en opinión de algunos expresa el tema con demasiada claridad, el sacerdote que no quiere retractarse de la verdad de su fe sobre el matrimonio y la familia, o incluso el policía que tuitea lo que piensa sobre la justicia de género. Incluso las conversaciones privadas pueden ser el inicio de procedimientos de investigación en algunos países.

Porque todas estas leyes tienen una cosa en común: no hay una definición clara de la supuesta “incitación al odio”. En ninguna de las numerosas leyes de todo el mundo. Incluso la ley alemana de aplicación de la red contra el odio en la web y el actual referéndum suizo contra la discriminación de las minorías sexuales no establecen claramente dónde acaba la opinión y dónde empieza el odio. Esto abre un problema no sólo para los abogados, sino igualmente para los ciudadanos y jueces. Ya que no pueden aplicar claramente las leyes, porque los hechos sólo se definen por la discreción de un juez ya no tiene seguridad jurídica.

Las leyes de incitación al odio forman parte de una tradición sin gloria

Paul Coleman explora la cuestión de dónde proceden las leyes existentes que restringen la libertad de expresión y de opinión. La cronología de la génesis de algunos párrafos de los tratados y acuerdos internacionales provoca inquietud: Fueron los regímenes totalitarios tras el final de la Segunda Guerra Mundial, en primer lugar los estados soviéticos, los que promovieron masivamente la restricción de la libertad de expresión a nivel internacional, e impulsaron la introducción de las correspondientes formulaciones en los tratados de derechos humanos, mientras que los países democráticos del Occidente libre se opusieron masivamente y lucharon por la libertad de toda expresión. Especialmente por la libertad de criticar a los gobiernos, por la libertad de indignarse y por la libertad de discrepar.

En el año 2020, vemos que en los países libres y democráticos, y en toda la Unión Europea, ha florecido recientemente la voluntad política de restringir la diversidad de opiniones, con el argumento principal de que provoca odio y violencia. Todos los Estados no logran demostrar esta tesis y, en su lugar, se producen crecientes daños colaterales.
En una introducción adicional y de gran actualidad a la edición alemana del libro, Coleman comenta casos actuales en Alemania, Europa y también en los Estados Unidos, que -desgraciadamente- confirman ominosamente todas sus anteriores predicciones sobre el desarrollo de las leyes de incitación al odio.

El resultado es que la arbitrariedad y la censura prevalecen en la administración de justicia. Porque cuando ya no cuentan los hechos sino los sentimientos heridos de las supuestas víctimas, los límites entre la opinión, el insulto, la burla y el discurso de odio realmente punible se vuelven borrosos. Como resultado, los lobbies que hacen ruido, las minorías ofendidas, los jueces individuales y la tan citada “corrección política” han llegado a determinar lo que cada uno de nosotros puede decir, enseñar, exigir o creer abiertamente. Una palabra equivocada, un tuit erróneo, y rápidamente te acusan de fundamentalista o discriminador.

ACERCA DEL AUTOR:

Paul Coleman comparte su experiencia como director ejecutivo de la organización de derechos humanos ADF International. Como experto en derechos humanos y derecho internacional, ha participado en más de 20 casos judiciales ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y otros tribunales internacionales, luchando por la libertad de creencia, el derecho a la vida, los derechos de la familia, la libertad de expresión y la libertad de palabra de quienes a menudo se encuentran entre la espada y la pared. Se dice proverbialmente que en los tribunales y en alta mar se está en manos de Dios. Este libro lo demuestra: es mejor si también cuenta con un buen abogado para hacerlo.

Paul Coleman se encuentra disponible como experto para una entrevista sobre el tema de la libertad de expresión y la incitación al odio. Estaremos encantados de recibir una cobertura o una reseña del libro. Adjuntamos la prueba de galeradas del libro y la portada del mismo. Estaremos encantados de proporcionar más material fotográfico.

Contacto para más preguntas e información:
Andreas Thonhauser

El uso de las imágenes, ya sea para imprimir o para usar en línea, es libre mientras que estas se utilicen en relación a la nuestra nota

¿Le gustaría apoyarnos? Descubra cómo hacerlo aquí.

ADF International

Buzón postal 5, 1037 Viena
Austria